Gresso Regal R1 de Titanio

Se podría decir que, en los últimos tiempos, entre los móviles de lujo hay hay ciertas constantes interesantes que se repiten. Lo primero es que sus precios están fuera del alcance de la mayoría, pero curiosamente, van a la baja de manera inexorable. Después está el hecho de que suelen tener una construcción impecable, de la que ciertamente podrían aprender muchos fabricantes y, normalmente, no buscan ser los más delgados o los de mayor pantalla, sino tener una estética distintiva y estar hechos para durar. Por último, en el terreno de las especificaciones, generalmente son algo decepcionantes, pero poco a poco van dándose cuenta de que un teléfono de lujo tiene que partir de unos mínimos. Y esto es lo que sucede más o menos en el nuevo Regal R1, fabricado por la compañía rusa Gresso y que tiene un precio de unos 3.000 dólares.El Gresso Regal R1 presume ser uno de los smartphones de lujo más delgados con 8,8 mm de espesor (en los smartphones normales ya se ha llegado a más o menos la mitad de grosor), y está fabricado en un chasis de aleación de titanio de grado 5, como el que se usa en la industria aerospacial. Según Gresso, fabricar cada carcasa requiere 9 horas de trabajo con maquinaria de alta tecnología. El diseño es de líneas muy rectas con la el anillo exterior y la parte posterior en metal cepillado y con dos piezas de cristal en la parte posterior, en las zonas superior e inferior, al estilo del iPhone 5.El resultado es ciertamente atractivo, aunque la sensación que da es que un diseño tan anguloso puede no ser muy cómodo en la mano o en el bolsillo (en cualquier caso, a muchos no nos importaría llevar uno una temporada). La parte posterior lleva una pequeña placa de titanio con el número de serie (limitada a 999 unidades), y el frontal es todo cristal aunque en la parte superior hay una pequeña pieza con el logo del fabricante que requiere dos horas de fabricación y que se pule después a mano. Por supuesto, todo el smartphone se ensambla a mano (como la mayoría de smartphones, en realidad) con los más elevados estándares de calidad.La pantalla en sí es de 5 pulgadas con resolución Full HD (1.920 x 1.080), lo que significa que por fin los teléfonos de lujo se asemejan en tamaño y resolución a los buque insignia de grandes fabricantes, y está protegida por un cristal Gorilla Glass 3 (no hay zafiro como hemos visto en los últimos modelos de Vertu).

La cámara posterior tiene 13 MP, con autoenfoque y flash LED, mientras que la frontal tiene 5 MP, lo que no está mal en smartphone de esta clase. En lo que respecta al interior, sin ser excepcional, tampoco es decepcionante eincluye un procesador de cuatro núcleos a 1,5 GHz, 2 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento interno, sin que parezca que este se pueda ampliar con una tarjeta micro SD. La autonomía es de 6 horas de conversación y 300 horas en reposo, aunque no se especifica la potencia de la batería y tampoco parece reemplazable.El peso del terminal es bastante elevado, 205 gramos, y el detalle que menos nos ha gustado es que se suministra con Android 4.2 Jelly Bean.El teléfono ya está disponible por si quieres encargar uno, y con el smartphone se incluye una lujosa caja de piel, junto con el cable y el cargador. Ah, y los gastos de envío internacionales están incluidos en el precio de 3.00 dólares. Aún así, a la mayoría se nos escapa del presupuesto.

www.tecnopasion.com

Close

Bienvenido